martes, 7 de abril de 2015

Reseña cinematográfica #1: Whiplash


  FICHA TÉCNICA  
  • Título: Whiplash
  • Estreno en USA: 10/10/2014
  • Estreno en España: 16/01/2015
  • Productora: Blumhouse Productions, Bold Films, Exile Entertainment
  • Director: Damien Chazelle
  • Guion: Damien Chazelle
  • Reparto: Miles Teller, J.K. Simmons, Melissa Benoist, Austin Stowell, Paul Reisir, Jayson Blair, Kofi Siriboe, April Grace, Kavita Patil, Damon Grupton, Tian Wang, Rogelio Douglas Jr., Michael D. Cohen, Nate Lang, C.J. Vana. 

  TRÁILER  

  SINOPSIS  
El objetivo de Andrew Neiman (Miles Teller), un joven y ambicioso baterista de jazz, es triunfar en el elitista Conservatorio de Música de la Costa Este en el que estudia. Marcado por el fracaso de la carrera literaria de su padre, Andrew alberga sueños de grandeza. Terence Fletcher (J.K. Simmons), un profesor conocido tanto por su talento como por sus rigurosos métodos de enseñanza, dirige el mejor conjunto de jazz del Conservatorio. Cuando Fletcher elige a Andrew para formar parte del conjunto musical que dirige, cambia para siempre la vida del joven. (Fuente: http://www.filmaffinity.com/)

  RESEÑA  
Whiplash es un filme en el que se nos presenta al joven genio enfrentado contra su propia obsesión. La película está protagonizada por Miles Teller (Peter en El corredor del laberinto) como el joven baterista de jazz Andrew Neiman que asiste a una de las mejores escuelas de música del país. Su obstinación hacia la música, y en particular hacia la fama de ser uno de los mejores, se verá llevada al límite por las enseñanzas, que rozan el maltrato y deja trabas en el ámbito psicológico, del temible maestro de jazz Terence Fletcher (J.K. Simmons). Esta producción fue originalmente llevada hasta el público en el Festival de Cine de Sundance. Pero poco después de haberse dado la premier de la película, Sony Pictures Worldwide adquirió los derechos de distribución internacional.

La entrada en escena es sobrecogedora si se tienen en cuenta los planos marcados en la escenografía y el continuo avance de la cámara con el sonido de la batería, llenando el espacio de la sala en ese primer encuentro con el protagonista. Desde el inicio, los clichés musicales se verán expuestos en la pantalla, bajo matices tales como el fanatismo de índole obsesiva por llegar a la cúspide de los grandes del jazz, la mejor escuela del país está involucrada en esa búsqueda de los límites, además, el detonante que dará lugar al enfrentamiento de la verdadera cara hacia la locura, que será, obviamente, el maestro Fletcher.

El arco de la trama de Whiplash no es particularmente espectacular, ni mucho menos, pero lo que la hace una buena película son las actuaciones de sus personajes principales, la tensión que fluye durante toda la proyección, por lo que no se pierde el hilo conductor de base. La calidad de imagen y filmación, junto con la banda sonora y sonidos ambientales son de una calidad extraordinaria. Por tanto, es sin duda lo exquisito de esta película.





La evolución de la trama hace que nos planteemos una cuestión, que con solo una primera visión de la película no es tan sencillo percatar, por eso nos preguntamos: ¿qué supone ser el nuevo Buddy Rich, el mejor baterista de jazz habido y por haber, para Andrew cuyos pasos busca seguir? La idolatría se percibe en diversos momentos y su afán por repetir ese mismo éxito de Rich es incansable. No supone tocar innumerables paradiddles hasta hacer sangrar sus manos, sino que Andrew se siente desde un principio confiado en poder llegar a ser lo que él persigue desde niño. Al entrar en el grupo de banda bajo la tutela maestría del mentor Fletcher, la perspectiva de Andrew denota desconfianza tras haberse expuesto a las lecciones temibles del mentor, que tratan como un supuesto Dios en la escuela de música de Shaffer. 

Por otro lado, las actuaciones virulentas de J. K. Simmons encarnado como Fletcher no dejan dudar de la increíble maestría con la que el actor defiende y da vida un papel que es en sí mismo grande y complicado -recientemente celebrados los Premios Óscar, el inestimable actor J.K. Simmons ha sido galardonado a mejor actor de reparto con su participación en Whiplash- cabe destacar, además, esa afinidad y armonía entre las dos personalidades contrapuestas pero al mismo tiempo cercanas de Simmons y Miles Teller. 

Me ha sorprendido gratamente la extraordinaria habilidad que tiene Miles para tocar la batería, sinceramente, no me lo esperaba, a pesar de que en algunos momentos (obviamente... sorry Miles) cuando se complicaba la velocidad y la técnica con la batería, no era el propio actor quien hacía uso de la maestría, sino otro profesional, o por lo menos a mi juicio y perspectiva de espectador es lo que he podido apreciar en algunos detalles. 
De todas formas, chapó por él *aplausos*.



Whiplash acierta tanto en el reparto principal, que es lo sustancial en la proyección, como en la banda sonora y los primerísimos planos que intensifican la incertidumbre escénica. Por ello, creo que merece una gran oportunidad, no es la película del año, pero esos trazos cinematográficos dan vida junto con grandes actuaciones. Sin duda, merece la pena.


CALIFICACIÓN:  4 / 5 

***
¡MUCHAS GRACIAS POR LEER! 
Puedes dejarme un comentario para saber qué te ha parecido
¡Un beso lectores!
Cute Black Bow Tie Pointer